Enfermedades infantiles más comunes

En el colegio, los niños están expuestos a gérmenes a diario. Infórmese sobre los gérmenes y virus con los que pueden entrar en contacto y prepárese para combatirlos.

Asma

El asma es una enfermedad crónica de los bronquios, los conductos que conducen el aire a los pulmones. A menudo su diagnóstico se complica porque se puede manifestar con síntomas diferentes en distintos niños. Unos niños pueden tener resfriados frecuentes y de larga duración y otros, en cambio, pueden toser durante la noche. Los síntomas pueden aparecer o agravarse cuando se "activan" por alérgenos comunes.

Los niños con asma también pueden ser más sensibles a los resfriados y a otras infecciones víricas, al aire frío, a partículas o sustancias químicas atmosféricas y a los cambios bruscos de la temperatura del aire. Cuando el asma "se agudiza", se dice que la persona tiene una crisis asmática.

Síntomas

Durante una crisis asmática las vías respiratorias se inflaman y se vuelven hipersensibles y "espasmódicas". Esto causa espasmos que, a su vez, provocan:

  • Obturación de las vías respiratorias
  • Sibilancias
  • Opresión en el pecho
  • Dificultad para respirar

Tratamiento

Si su hijo tiene síntomas de asma, llévelo al médico para que lo examine y le dé el tratamiento adecuado. Las medidas terapéuticas incluyen disminuir la inflamación de las vías respiratorias con medicación y evitar la exposición a los desencadenantes. Lo más importante que hay que recordar sobre el tratamiento del asma es que una respuesta rápida ayuda a controlar y a detener la crisis asmática con rapidez.

No se puede prevenir el asma pero sí se pueden tomar ciertas medidas para ayudar a prevenir las crisis asmáticas. Una vez sepa cuáles son los desencadenantes que ha identificado el médico, intente evitar que su hijo se exponga a ellos.

Varicela

La varicela la provoca el virus zóster de la varicela y es una de las enfermedades más comunes entre los niños menores de 12 años. Suele remitir sin necesidad de tratamiento, pero es una infección sumamente contagiosa que puede transmitirse a todos los miembros de la familia, de la clase o del grupo de juegos.

Síntomas

  • Erupción cutánea pruriginosa con granos que se asemejan a las espinillas o a picaduras de un insecto.
  • Los primeros granos suelen aparecer en el vientre, en la espalda o en la cara del niño. Después se extienden por todo el cuerpo, lo que a menudo incluye el cuero cabelludo, la boca, la nariz, los oídos y los genitales.
  • Puede ir acompañada de síntomas típicos de la gripe: dolor de garganta, de estómago y de cabeza y fiebre.
  • La erupción inicial evoluciona a pequeñas vesículas llenas de líquido que en un principio es transparente y después es turbio.
  • Las vesículas se rompen dejando unas llagas que se secarán y se convertirán en costras.

El niño con varicela puede contagiar la enfermedad hasta que todas las lesiones hayan evolucionado a la fase de costra.

Tratamiento

Dado que está provocada por un virus, no se dispone de un tratamiento para la varicela. No obstante, puede proteger a su hijo vacunándolo contra la varicela. La vacuna se suele administrar entre los 12 y los 15 meses de edad. Si sospecha que su hijo tiene varicela, llame a su pediatra. Pregúntele cómo detectar posibles complicaciones. Si decide llevar al niño al pediatra para que lo examine, comente que sospecha que se trata de varicela para evitar que otros niños de la sala de espera se expongan al virus.

Resfriado común

El resfriado suele ser contagioso los primeros 2-4 días siguientes a la aparición de los síntomas y hasta tres semanas después. Se contagia fácilmente por contacto directo con otras personas o con superficies contaminadas. Prevenir su transmisión es una de las razones por las que lavarse bien las manos a fondo y a menudo es tan importante.

Síntomas

  • Secreción o congestión nasal
  • Estornudos
  • Irritación de la garganta
  • También pueden aparecer dolor de garganta y de cabeza, fiebre leve, cansancio, dolor muscular, falta de apetito y mucosidad densa verdosa o amarillenta.

Tratamiento

Los medicamentos no curan el resfriado pero pueden aliviar el dolor muscular, el dolor de cabeza y la fiebre de su hijo. Puede darle paracetamol o ibuprofeno. Preste atención a la posología recomendada en el prospecto para la edad y/o peso del niño.

Pregunte al pediatra con qué síntomas debe acudir a su consulta. Además: no dé nunca medicamentos contra el resfriado a niños menores de 12 años, a no ser que se lo haya indicado el pediatra, ni dé nunca ácido acetilsalicílico a un niño con síntomas de resfriado.

Conjuntivitis

Se trata de una enfermedad corriente caracterizada por la inflamación de la membrana que cubre el globo ocular y la cara interna de los párpados. Algunas formas de la enfermedad remiten espontáneamente y otras requieren tratamiento farmacológico. Algunas formas de conjuntivitis son provocadas por bacterias o virus y son contagiosas. Otras formas de la enfermedad (no contagiosas) las pueden desencadenar alergias o agentes contaminantes ambientales como el humo o los gases.

Síntomas

  • Generalmente, molestias y enrojecimiento de los ojos
  • Picor
  • Ojos llorosos
  • Legañas que impiden abrir los ojos al despertar

Tratamiento

El tratamiento irá en función del agente desencadenante. Consulte al pediatra para que determine las causas y le recomiende el tratamiento adecuado. Puede probar con compresas frías o calientes para aliviar los síntomas del niño. Limpie además los ojos infectados pasando con cuidado una gasa limpia empapada en agua templada, desde el lagrimal hacia el vértice opuesto del ojo. Si su hijo tiene fiebre e hinchazón, enrojecimiento o dolor a la palpación crecientes en el ojo y tejido circundante acuda inmediatamente al pediatra.

Otitis

La otitis forma parte de las infecciones más comunes en niños pequeños. De hecho, más de la mitad de los niños suelen haber padecido al menos un episodio de otitis a la edad de 3 años. La necesidad de medicación dependerá del tipo de otitis.

Síntomas

En función del tipo de otitis:

  • Dolor de oído
  • Sensación de presión
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Mareo
  • Dificultades para comer o dormir
  • Sensación de taponamiento de los oídos o de que se "destapan"
  • Ausencia de síntomas

Tratamiento

Si sospecha que su hijo tiene otitis, llame a su pediatra. El tratamiento variará en función de varios factores, entre ellos el tipo y la gravedad de la infección, la duración de ésta, la frecuencia con que se produce, la edad y los posibles factores de riesgo, además de si la infección afecta o no a la capacidad auditiva del niño. Si su hijo es propenso a las otitis puede ser conveniente mantenerlo apartado de grupos numerosos de niños y del humo del tabaco.

Gripe

Es una infección provocada por los virus de la gripe que afecta a las vías nasales, la garganta y los pulmones. A veces se confunde con el resfriado común, pero suele ser más grave que éste. También es muy contagiosa.

Síntomas

  • Fiebre repentina y a menudo alta
  • Tos (en ocasiones, seca)
  • Dolor muscular
  • Dolor de cabeza
  • Dolor de garganta
  • Escalofríos
  • Cansancio extremo

Tratamiento

Los antibióticos no curan la gripe. Dado que los virus de la gripe se transmiten principalmente de una persona infectada a otra a través de la tos o los estornudos o por contacto con una superficie contaminada, el lavado de manos y la limpieza y desinfección de superficies son esenciales para prevenir el contagio. Si sospecha que su hijo tiene gripe, llame a su pediatra. En función de la gravedad de los síntomas, el pediatra puede recetar medicamentos antivíricos para ayudar a aliviar los síntomas.

Piojos

Los piojos son unos insectos minúsculos sin alas que viven parásitos en el cabello humano. Son muy comunes sobre todo en niños de 3 a 12 años y preferentemente en niñas. También son muy contagiosos y su presencia no tiene nada que ver con la higiene del niño.

Síntomas

  • Picor e inflamación en el cuero cabelludo
  • Presencia de huevos (liendres) que parecen puntitos amarillos o marrones antes de eclosionar
  • Una vez rota (tras 1-2 semanas), la envoltura se vuelve transparente o de color blanco.
    • Las ninfas (crías) son más pequeñas que los piojos adultos y alcanzan la fase adulta a los 7 días de haber salido de las liendres.
    • El tamaño de los piojos adultos se asemeja al de una semilla de sésamo. Son de color café, pero pueden tener un tono más oscuro si el cabello también lo es.

Tratamiento

Llame al pediatra si sospecha que su hijo tiene piojos o si se rasca con insistencia el cuero cabelludo o zonas con vello corporal. Es posible que el pediatra o el farmacéutico le recomiende un champú, una pomada o una loción contra los piojos. También le puede recomendar un líquido especial que facilite la eliminación de las liendres con un peine.

Si el tratamiento farmacológico o los preparados de venta sin receta no dan resultado, acuda al médico.

Impétigo

Esta infección cutánea contagiosa forma parte del grupo de infecciones de la piel más frecuente en niños. Las bacterias que la causan suelen ser estreptococos del grupo A o Staphylococcus aureus. El impétigo es más común en los meses de verano y afecta con mayor incidencia a pieles lesionadas o irritadas. Puede contagiarse por contacto directo con la piel infectada o al tocar ropa, toallas o sábanas que han entrado en contacto con la piel de una persona infectada.

Síntomas

Los síntomas varían en función de la bacteria que causa la enfermedad:

  • Estreptococos del tipo A: se manifiesta con la aparición de pequeñas vesículas que pueden romperse y dejar pequeñas zonas de piel enrojecida y húmeda. Durante la curación la piel se cubre por una costra de color amarronado (similar al de la miel o al del azúcar moreno).
  • Staphylococcus aureus: aparición de vesículas con un líquido transparente que se va volviendo turbio. En ocasiones estas vesículas no se abren.

Tratamiento

Si sospecha que su hijo tiene impétigo, llame a su pediatra. Las lesiones de impétigo poco extensas se pueden tratar con pomada antibiótica, pero si la infección afecta a gran parte del cuerpo del niño probablemente el pediatra le recetará un antibiótico oral. Una vez se inicia el tratamiento antibiótico la curación se suele producir a los pocos días.

MRSA

El MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) es un tipo de bacteria potencialmente peligrosa y resistente a ciertos antibióticos que puede provocar infecciones cutáneas y de otro tipo. Como sucede con todas las infecciones por estafilococos, el diagnóstico y el tratamiento precoces de las infecciones cutáneas provocadas por MRSA disminuye el riesgo de agravamiento de la infección.

Síntomas

La mayoría de las infecciones cutáneas por estafilococos, incluido el MRSA, se manifiestan con la aparición de erupciones o zonas infectadas que pueden mostrarse:

  • Enrojecidas
  • Inflamadas
  • Dolorosas
  • Calientes a la palpación
  • Purulentas
  • Acompañadas de fiebre

Tratamiento

Si sospecha que su hijo tiene una infección en la piel por MRSA cubra la zona con una venda y consulte al médico. Es muy importante que acuda al médico si uno de los síntomas de la infección cutánea por MRSA es la fiebre.

Tiña

La tiña es una infección del cuero cabelludo o de la piel causada por unos hongos de la piel denominados dermatofitos. Estos hongos son también los causantes de la tiña inguinal y de la tiña del pie (pie de atleta). Se trata de una infección muy común entre los niños y moderadamente contagiosa. Los animales de granja y los animales domésticos, como los perros, los gatos y los hámsters o cobayas también pueden tener tiña y contagiarla a los niños si entran en contacto con ellos.

Síntomas

  • Piel: picor y enrojecimiento de la piel, lesiones circulares irregulares de expansión periférica y más despejadas en el centro.
  • Cuero cabelludo: se inicia con pequeña lesión de aspecto reseco similar a un grano antes de adoptar un aspecto escamoso. A menudo se confunde con la caspa. También puede aparecer inflamación o enrojecimiento e irritación del cuero cabelludo. Además, en las zonas afectadas el pelo puede romperse o caer.
  • Uñas: pueden volverse más gruesas y quebradizas y adquirir un aspecto blanquecino o amarillento.
  • También puede aparecer una masa inflamada y pustulosa denominada "querión". A veces se confunde con impétigo.

Tratamiento

Si sospecha que su hijo tiene tiña, llame al pediatra. Es probable que el médico le recete una pomada antimicótica para la tiña de la piel o bien fármacos orales para la del cuero cabelludo y la de las uñas.

Faringoamigdalitis estreptocócica

La faringoamigdalitis estreptocócica es una infección causada por estreptococos del grupo A. Se trata de una infección muy común y contagiosa. En niños con faringoamigdalitis estreptocócica la bacteria está presente en las fosas nasales y en la garganta, lo que facilita el contagio a través de estornudos y de la tos e incluso a través del contacto con las manos. Si no se trata, la faringoamigdalitis estreptocócica puede dar lugar a complicaciones graves.

Síntomas

  • Placas enrojecidas y blancas en la garganta
  • Dificultades para tragar
  • Inflamación de los ganglios del cuello
  • Amígdalas enrojecidas e inflamadas
  • Dolor de cabeza
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Malestar general, inquietud o irritabilidad
  • Falta de apetito y náuseas
  • Erupción cutánea
  • Dificultad respiratoria

Tratamiento/Prevención

Si sospecha que su hijo tiene faringoamigdalitis estreptocócica o si su hijo tiene dolor de garganta y puede haber estado expuesto a la enfermedad, acuda al pediatra. Para diagnosticarla, el pediatra realizará un cultivo y decidirá si es necesario administrar antibióticos al niño.

Verrugas

Las verrugas son la manifestación cutánea de la infección por el papilomavirus humano (VPH) y se dan con más frecuencia en niños que en adultos. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero su presencia es más común alrededor de pequeños cortes o arañazos o de las uñas, si el niño se las muerde. Son muy contagiosas y su hijo puede contagiarse con sólo tocar una toalla o una mesa, por ejemplo, que ha tocado previamente una persona infectada.

Síntomas

Los síntomas varían en función del tipo de verruga:

  • Verruga común: típica en dedos, manos, rodillas y codos. Protuberancia pequeña con forma abovedada de color grisáceo amarronado que a menudo presenta una superficie rugosa y puntos negros.
  • Lisa y aplanada: suele aparecer en la cara y también en brazos, rodillas o manos. Su tamaño es menor que el de otros tipos de verrugas. Pueden ser de color rosa, amarronado o amarillo y pueden aparecer en grupos.
  • Plantar: aparece en la planta del pie. Pueden causar dolor al caminar debido a su localización.
  • Digitada: aparece alrededor de la boca, los ojos o la nariz. Tiene excrecencias semejantes a dedos y son del color de la carne.

Tratamiento

Si su hijo tiene una verruga, consulte al pediatra antes de intentar tratarla usted. Con frecuencia las verrugas desaparecen espontáneamente entre los seis meses y los dos años siguientes a su aparición. Si causa molestias o dolor, como sucede a menudo con las verrugas plantares, es posible que el pediatra crea conveniente eliminarla.