Tus ojos son extremadamente sensibles. Por eso, la más pequeña infección puede causar mucho dolor o irritación. También puede causar conjuntivitis, una inflamación de la fina capa de tejido que cubre la parte delantera del ojo, conocida como "conjuntiva". La conjuntivitis causada por una infección bacteriano vírica es muy contagiosa.

En la mayoría de los casos, la conjuntivitis no presenta una amenaza grave a la salud y se curará por sí sola después de un par de semanas. Sin embargo, es importante que consultes a tu médico para que pueda determinar la causa y recetarte un buen tratamiento.

La conjuntivitis neonatal, que afecta a los bebés menores de 28 días, puede generar complicaciones más serias. Si tienes un bebé recién nacido y piensas que padece conjuntivitis asegúrate de consultar a su médico lo antes posible.

Causas

Hay tres tipos comunes de conjuntivitis:

  1. Conjuntivitis infecciosa

Causada por una infección bacteriana o vírica. Es muy contagiosa. Si alguien en tu familia se toca los ojos infectados y luego toca una superficie, puede transmitir la infección a alguien más en el hogar.

  1. Conjuntivitis alérgica

Causada por una reacción alérgica a algo, como el polen o los ácaros.

  1. Conjuntivitis irritante

Causada por el contacto de la conjuntiva con irritantes, como el champú, el agua con cloro o una pestaña suelta.

Síntomas

Los síntomas típicos de la conjuntivitis irritante son:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Ojos llorosos

Los síntomas de la conjuntivitis infecciosa incluyen los anteriores, y:

  • Una sensación de ardor
  • Una sensación de abrasión
  • Una capa pegajosa en las pestañas
  • Los síntomas de la conjuntivitis alérgica dependen de a qué se seas alérgico, pero pueden incluir:Picazón en los ojos
  • Estornudos
  • Ojos secos y doloridos
  • Pequeñas manchas en el interior del párpado superior (para la gente alérgica a las lentes de contacto)

Consejos de prevención

La conjuntivitis infecciosa es muy contagiosa, por lo que la buena higiene es crucial para detener su propagación.

Evita frotar o tocarte los ojos, no solo te hará peor, sino que además podrías contagiarlo de un ojo al otro.

Lávate las manos con frecuencia. Si no tienes jabón y agua a tu alcance, usa alcohol en gel.

No compartas. Cuando alguien en tu familia tiene conjuntivitis, asegúrate de no compartir toallas, gafas de sol, o cualquier otra cosa que entre en contacto con los ojos.

Ropa lavada higiénicamente: cambia las sábanas, las fundas de almohadas y las toallas frecuentemente con agua caliente y detergente. 

Mitos y verdades

  1. “Solo puedo contagiarme conjuntivitis de alguien que la padece”

No, puedes contagiarte conjuntivitis viral del mismo virus que causa las infecciones auditivas o los resfriados. También puedes contraer conjuntivitis de la arenilla, el polvo o de una pestaña suelta que empieza por irritarle el ojo y causa una infección.

  1. “La conjuntivitis no es contagiosa si te la tratas”

La conjuntivitis es contagiosa hasta que los ojos ya no están enrojecidos o no secretan líquido. Esto puede llevar varios días. Los antibióticos solo luchan contra la conjuntivitis bacteriana y no detienen la propagación de las bacterias.