Aprende sobre los síntomas del resfriado común y de la gripe, sobre sus diferencias y sobre cómo una buena higiene puede ayudarte a proteger a tu familia y a ti mismo de los gérmenes que los causan.

Causas

El resfriado común y la gripe son causados por virus que se transmiten de persona a persona. Las maneras en las que puede contraer resfriados o gripe incluyen:

Inhalar pequeñas gotas que contienen los virus que son lanzados hacia el aire cada vez que alguien que tiene un resfriado o una gripe estornuda, tose o habla.

Tocar superficies contaminadas —tales como pañuelos desechables usados por una persona infectada, picaportes y teléfonos— y luego tocarte la nariz o los ojos.

Síntomas

¿Cuál es la diferencia entre el resfriado común y la gripe?

A veces es difícil darse cuenta. Muchos de los síntomas son los mismos y ambos son causados por virus, no por bacterias, lo que significa que no puedes tratar resfriados y gripe con antibióticos. Los síntomas del resfriado generalmente son más suaves que los de la gripe; no tienden a agravarse causando ciertas complicaciones de salud, pero los de la gripe pueden agravarse.

Un vistazo al resfriado común:

El resfriado común es una infección viral que afecta el sistema respiratorio superior. Las causas incluyen: rinovirus, virus respiratorio sincitial, (VRS), virus parainfluenza, adenovirus y coronavirus. Los síntomas pueden aparecer entre las 10 y 12 h de exposición y pueden incluir:

  • Secreción nasal
  • Garganta adolorida o irritada
  • Tos
  • Estornudos
  • Fiebre baja (generalmente en niños pequeños)

Un vistazo a la gripe:

Hay tres tipos de virus gripales. Los virus tipo A causan la mayoría de los casos de gripe en humanos y algunas enfermedades en los animales. Los tipo B son menos comunes y causan enfermedades menos graves. Los virus tipo C causan una gripe suave y no son tan comunes. Los síntomas de la gripe tienden a ser más graves que los del resfriado común, y pueden incluir:

  • Fiebre abrupta (generalmente 39º C o más)
  • Tos seca
  • Músculos doloridos
  • Dolor de cabeza
  • Garganta dolorida
  • Cansancio extremo
  • Secreción nasal u obstrucción nasal
  • Náuseas, vómitos o diarrea (más comunes en niños)

Consejos de prevención

¿Cómo puede una buena higiene proteger contra el resfriado y la gripe?

La buena higiene puede ayudar en la prevención de resfriados y detener los virus del resfriado y de la gripe que se propagan por tu casa.

- Cubre tu boca y nariz con un pañuelo cuando tosas o estornudes

- Elimina los pañuelos desechables en la  basura y luego lávate las manos minuciosamente

- Si no tienes acceso al agua y al jabón, usa gel de base alcohólica

- Lávate las manos frecuentemente con agua y jabón o usa gel de base alcohólica

- Limpia y desinfecta frecuentemente las superficies que se tocan a menudo

- Evita el contacto cercano con personas que padezcan resfriados o gripe

Cuando alguien tiene un resfriado o gripe:

Quédate en casa y mantente alejado de los demás. Bebe muchos líquidos como, por ejemplo, agua.

Mitos y verdades

  1. “Ponerme la vacuna contra la gripe afectará a mi bebé”

No, no lo hará. Ponerte la vacuna en cualquier momento durante el embarazo te ayudará a proteger a tu bebé de la gripe durante los primeros meses después del nacimiento.