Ir al contenido principal
none

Cuándo lavarse las manos

Puede parecer obvio pero ¿realmente sabes en qué situaciones es imprescindible lavarte las manos adecuadamente? En este artículo te lo explicamos

En nuestro día a día estamos rodeados de virus y de bacterias que se propagan con relativa facilidad gracias al contacto con personas enfermas o con objetos contaminados. Si los tocamos y nos llevamos las manos a los ojos, la nariz o la boca estamos facilitando que los gérmenes entren en nuestro cuerpo. Para reducir la dispersión de estos, una de las medidas más efectivas es la higiene de manos frecuente con agua y jabón, una forma sencilla de contribuir a la prevención de enfermedades infecciosas.

El lavado de manos no debe limitarse solo a los momentos en los que vemos que están sucias, sino que hay que higienizarlas con frecuencia o especialmente en determinadas circunstancias, cuando no es posible lavarse con agua y jabón, los geles desinfectantes son una buena alternativa. A continuación, explicamos cuándo lavarse las manos y cómo usar gel desinfectante.

Cuándo debemos lavarnos las manos

Si te preguntas «¿cuándo lavarme las manos?», además de cuando están sucias, estas son las situaciones en las que es recomendable hacerlo para evitar el contagio de gérmenes (1):

  • Lávate las manos antes y después de comer para evitar contaminar los alimentos o transmitir microbios.
  • Al manipular alimentos o cocinar, tanto antes como durante y después, esta es la forma de reducir las posibilidades de contaminación y de transmisión, especialmente cuando manejamos ingredientes crudos como las carnes o pescados.
  • Después de ir al baño ¡siempre!, para no propagar gérmenes en especial los de procedencia fecal.
  • Tras cambiar un pañal o limpiar a un niño pequeño, pues al igual que cuando acudimos al baño, la manipulación de elementos con materia fecal requiere de una higiene posterior.
  • Antes y después de estar en contacto con alguien enfermo, de esta forma reducimos la propagación de enfermedades infecciosas que pueden transmitirse a partir de unas manos contaminadas.
  • Cuando toses, estornudas o te suenas la nariz, en estos momentos tus manos se contaminan con patógenos que puedes transmitir a objetos, como interruptores de la luz o pomos de las puertas.
  • Antes de curar o manipular alguna herida o lesión, así reduces el riesgo de infección.
  • Después de tocar a una mascota, sus desechos o comida, esta es una norma básica de higiene, pues los animales aunque estén muy limpios, sus deposiciones o restos de su comida pueden contener gérmenes.
  • Después de sacar o tocar la basura, los desperdicios suponen una importante fuente de potenciales patógenos con los que entraremos en contacto al deshacernos de ellos, por ello hay que lavarse bien después de tocar las basuras.
  • Tras manipular cualquier producto químico, ya que debemos eliminarlo por completo de la piel para prevenir su toxicidad.
  • Siempre que tus manos estén visiblemente sucias, lógicamente, toda suciedad visible debe ser eliminada para no correr riesgos.

Además, es especialmente importante inculcar esta medida de higiene básica a los niños pequeños y reforzar el hábito de lavarse las manos como forma de prevenir el contagio de enfermedades producidas por bacterias y virus.

Cómo lavarse las manos correctamente

Como hemos señalado, el lavado de manos ayuda a frenar la propagación de gérmenes. Pero, ¿cómo lavarse las manos correctamente para que esta medida resulte efectiva? En primer lugar, debemos mojarnos las manos con agua, aplicar una cantidad suficiente de jabón y extenderlo bien, incluidos los espacios entre los dedos y bajo las uñas, durante un mínimo de 20 segundos (1). Después hay que aclararlo con abundante agua y secarse las manos al aire o con una toalla limpia.

En ausencia de agua y jabón, podemos desinfectar nuestras manos recurriendo al uso de un gel desinfectante, que también ayuda a eliminar gérmenes. Es mejor recurrir al gel que dejar las manos sin lavar.

Cómo usar el gel desinfectante Dettol

En el mercado encontraremos distintas opciones de gel hidroalcohólico, pero hay que saber que, entre toda esta variedad, no todas las alternativas son igualmente válidas. Así, para que estos geles sean efectivos deben tener un porcentaje mínimo de alcohol del 60% (1). Por ello, la recomendación a la hora de elegir es fijarse en la composición del producto y confiar en la experiencia de una marca reconocida a nivel mundial. El desinfectante de manos Dettol elimina el 99,9% de las bacterias y virus* sin necesidad de agua o jabón, proporcionando una desinfección de manos fácil y rápida sin importar donde estés. En cualquier caso, es importante saber cómo hay que utilizarlo y tener en cuenta las precauciones de uso para evitar problemas. Así, aplica unos 2 ml del gel en la palma de una mano y extiéndelo durante unos 30-60 segundos por ambas manos hasta que se seque al aire.

Estas son las precauciones principales al usar este producto:

  • No puede utilizarse sobre la piel lesionada, las mucosas o áreas corporales extensas.
  • También hay que tener especial cuidado con su uso en niños, sobre todo en los menores de dos años, y mantenerlo fuera de su alcance.
  • No se debe fumar durante su utilización y hay que guardarlo alejado de fuentes de calor.

 

Fuentes:

* Recogido en las normas EN1276, EN1500 y EN14476

(1) Las manos limpias salvan vidas. CDC.gov  

Experiencia Nuestra