Ir al contenido principal
none

Cómo prevenir la conjuntivitis

Esta infección es altamente contagiosa, por eso es importante saber sus principales causas y cómo prevenir la conjuntivitis en la medida de lo posible.

Los ojos son muy sensibles y están expuestos a padecer distintos trastornos, como pueden ser las infecciones. Y una de las más comunes es la conocida conjuntivitis, que es el nombre que recibe la inflamación de la conjuntiva, la fina capa que cubre la parte delantera del ojo.

La conjuntivitis puede afectar a uno o a los dos ojos. Esta inflamación se debe a varias causas, como a una reacción alérgica o a la acción de virus y bacterias, en este último caso, las conjuntivitis bacterianas o víricas son muy contagiosas, por lo tanto, puede transmitirse a las personas con las que se mantenga un contacto estrecho.

Aun cuando se trata de una infección frecuente, es importante que si la padecemos visitemos al médico para recibir el tratamiento adecuado, además, conviene tener presentes algunas medidas para prevenir la conjuntivitis como las que explicamos en el siguiente artículo.

Causas de la conjuntivitis

Hay varias causas que pueden desencadenar una conjuntivitis. Según su origen, cabe destacar tres tipos:

  • Conjuntivitis bacteriana: como su nombre indica, es ocasionada por la presencia de bacterias. Se trata de una conjuntivitis que se contagia fácilmente entre las personas, basta con que el enfermo se toque los ojos y, después, sin lavarse las manos, manipule alguna superficie para que esta quede contaminada. Otra persona puede infectarse si la toca y, a su vez, se lleva los dedos a los ojos sin haberse lavado las manos.
  • Conjuntivitis viral: en este caso, se trata de la conjuntivitis que originan los virus. Al igual que la conjuntivitis bacteriana, es altamente contagiosa.
  • Conjuntivitis alérgica: las reacciones alérgicas se caracterizan por desencadenar diferentes signos clínicos, uno de ellos puede ser la conjuntivitis. Ocurre cuando el sistema inmune responde de forma exagerada ante un elemento que no tendría por qué causar ningún daño como, por ejemplo, el polen o los ácaros. Al tratarse de una reacción individual, este tipo de conjuntivitis no se contagia a otras personas.

Cómo prevenir la conjuntivitis

Dado que la conjuntivitis bacteriana y vírica son muy contagiosas, su prevención se basa en establecer y mantener determinadas medidas de higiene. Estas son las recomendadas:

  • Evitar en lo posible tocarse o frotarse los ojos. No solo se podrían agravar los signos clínicos, sino que se facilitan potenciales contagios a otras personas y, también, de un ojo a otro.
  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón. Si por cualquier motivo no tienes acceso a estos elementos, puedes optar por utilizar un gel hidroalcohólico.
  • No compartir utensilios de uso personal. Una persona con conjuntivitis no debe compartir toallas, gafas, maquillaje o cualquier elemento que vaya a entrar en contacto con sus ojos.
  • Lavar los textiles. En la misma línea que el consejo anterior, la higiene regular de las sábanas, las toallas, las fundas de las almohadas o las de los cojines es básica. Este tipo de prendas deben limpiarse con agua caliente y detergente con el fin de evitar el contagio de conjuntivitis si algún miembro de casa la padece.

Por último, recuerda que la conjuntivitis y otras enfermedades contagiosas pueden prevenirse gracias a una medida muy sencilla: lavar tus manos con frecuencia con agua y jabón. Y si por estar fuera de casa no tienes acceso a agua ni a jabón, es posible mantener la higiene utilizando gel hidroalcohólico, como el de la marca Dettol. El desinfectante de manos Dettol elimina el 99,9% de las bacterias y virus* sin necesidad de agua o jabón, proporcionando una desinfección de manos fácil y rápida sin importar donde estés.

 

Fuentes:

*Recogido en las normas EN1276, EN1500 y EN14476.

(1) Conjuntivitis, Estilita Esteva Espinosa, publicado en Elsevier

Experiencia Nuestra