Ir al contenido principal
none

Consejos para prevenir la diarrea

Los bebés, niños o las personas de la tercera edad pueden verse muy afectadas por un cuadro de diarrea, por eso es importante seguir ciertas medidas higiénicas para prevenirla.

Es común que la diarrea sea uno de los signos clínicos de una enfermedad relativamente frecuente entre la población: la gastroenteritis, que acostumbra a acompañarse también de vómitos y es el resultado de una inflamación del estómago y/o del intestino que puede ser causada por infecciones bacterianas o víricas.

Normalmente, se trata de un proceso que cursa a lo largo de unas 48 horas y remite de forma espontánea, sin necesidad de recurrir a ningún tratamiento médico. No obstante, no hay que perder de vista que una diarrea grave en pacientes especialmente vulnerables, como bebés, niños, personas inmunodeprimidas o personas desnutridas, puede afectar notablemente la salud debido a la intensa deshidratación que se produce al eliminar más líquidos de los que el organismo consigue reponer.

Por suerte, es posible evitar estas complicaciones siguiendo algunos consejos para prevenir la diarrea en niños y adultos.

Causas de la diarrea y por qué es importante tratarla

La diarrea puede presentarse al ingerir alimentos contaminados o también agua contaminada, a partir de unas manos sucias o tras el contacto con heces. Bacterias, virus y parásitos son patógenos capaces de desencadenar diarreas. Bacterias del género Salmonella o la Escherichia coli, virus como el rotavirus, que habitualmente afecta a niños, o parásitos como las giardias acostumbran a provocar gastroenteritis y diarreas. No obstante, existen otras causas de las diarrea(1) como las intolerancias alimentarias, el consumo de ciertos medicamentos como los antibióticos y otros problemas digestivos que requieren de evaluación médica, como el colon irritable.

Por qué es importante tratar la diarrea

Conviene prestar atención a la diarrea, aunque no sea grave, pues esta condición interrumpe las actividades cotidianas, causa malestar y, además, una pérdida de líquidos intensa puede llegar a provocar una deshidratación, sobre todo si el enfermo es un niño de corta edad o una persona adulta especialmente vulnerable por alguna otra circunstancia.

Además, la diarrea puede estar detrás de intolerancias o patologías crónicas que necesitan atención médica, por lo que si se presenta con frecuencia es conveniente consultar a un especialista.

Consejos para prevenir la diarrea en niños y adultos

Es posible prevenir la diarrea atendiendo a los siguientes consejos:

  • Mantener una buena higiene de manos: no olvides la importancia del lavado de manos con agua y jabón, con frecuencia y, sobre todo, tras ir al baño y siempre antes de manipular alimentos. También conviene usar desinfectantes de manos cuando no tenemos cerca agua y jabón.
  • Consumir solo agua potable: evita beber directamente de la botella si se va a compartir el agua y utiliza recipientes limpios y con tapa para conservarla. No es conveniente ingerir agua del grifo si no estamos seguros si es potable.
  • Limpiar los aseos: para dificultar la propagación de los gérmenes, usar papel higiénico, dejar la tapa del váter siempre cerrada y tirar de la cadena. Los materiales de limpieza tienen que ser exclusivos para el aseo y no pueden utilizarse en otros lugares de la casa.
  • Lavar los alimentos y las superficies destinadas a su preparación: no manipular con los mismos utensilios los ingredientes crudos y los ya cocinados y limpiarlos después con agua caliente y detergente.
  • Conservar los alimentos: cocinarlos bien y guardarlos en frío, tapados y por separado.
  • Evitar compartir utensilios de uso personal: si se tiene diarrea no conviene compartir toallas, cubierto, vasos o comer del mismo plato que otra persona. Además, debe desinfectarse el inodoro, lavarse las manos con frecuencia y quedarse en casa hasta recuperarse por completo.

Los niños suelen correr un mayor riesgo de contraer una diarrea bacteriana, vírica o parasitaria. Para evitar la diarrea es importante educarlos en las normas básicas de higiene, como el lavado de las manos frecuentes y también lavar los alimentos que ingerimos crudos antes de consumirlos.

Por último, insistimos en la importancia de la higiene de manos con agua y jabón, pero, si no disponemos de estos elementos, también podemos usar gel hidroalcohólico, como el de Dettol. El desinfectante de manos Dettol elimina el 99,9% de las bacterias y virus* sin necesidad de agua o jabón, proporcionando una desinfección de manos fácil y rápida siempre que estés fuera de casa.

 

Fuentes:

* Recogido en las normas EN1276, EN1500 y EN14476

 (1) Diarrea, Mayo Clinic

Experiencia Nuestra