Ir al contenido principal
none

Cómo prevenir resfriados

¿Te preguntas si es posible prevenir los resfriados? Algunas sencillas medidas pueden ayudarte a reducir la incidencia de esta molesta condición, especialmente en los meses más fríos del año.

Es común que, sobre todo en determinadas épocas del año, suframos uno o más de un resfriado, una enfermedad que afecta a las vías respiratorias superiores trayendo consigo molestos síntomas como congestión nasal, estornudos y tos.

Y aunque no se trata de una condición grave sí puede resultar molesta, por eso son muchas las personas que buscan prevenir los resfriados de forma efectiva. Y para conseguirlo existen una serie de sencillas medidas que pueden ayudarnos a evitar tanto padecer un resfriado como contagiárselo a otras personas, dentro o fuera del hogar.

¿Quieres saber cuáles son? En el siguiente artículo explicamos cómo prevenir resfriados.

¿Por qué nos resfriamos? Causas

Para prevenir el resfriado, en primer lugar, hay que saber cuáles son sus características. Así, el resfriado común es una enfermedad provocada por virus que se transmite con bastante facilidad de una persona a otra. Cada vez que una persona enferma habla, tose o estornuda libera el virus en pequeñas gotitas que pueden ser inhaladas por otras personas que se encuentran a su alrededor, o entrar en contacto con sus mucosas, por ejemplo, si estas minúsculas gotas llegan a los ojos, la boca o la nariz.

Además, si una persona resfriada toca distintas superficies, como pañuelos de papel, teléfonos móviles o picaportes de las puertas, puede contaminarlas con el virus si no se ha lavado adecuadamente sus manos. Esto favorece el contagio a otras personas que entran en contacto con el virus al tocar estas superficies y, posteriormente, pasar sus manos sin lavar por los ojos, la nariz o la boca. Por eso, es fundamental lavar las manos para prevenir enfermedades.

Cómo prevenir los resfriados

Una correcta higiene es una de las medidas que más ayudan en la prevención de los resfriados, pues, como hemos indicado antes, el contacto estrecho con personas enfermas o con objetos contaminados por virus es una vía frecuente de contagio.

Las principales recomendaciones para prevenir los resfriados son:

  • Cubrirse la nariz y la boca, preferentemente con un pañuelo desechable, al toser o estornudar.
  • Tirar a la basura los pañuelos tras usarlos y lavarse las manos con agua y jabón.
  • En caso de no disponer de agua y jabón, la higiene de las manos puede hacerse con un gel hidroalcohólico.
  • Aparte de lavarse tras usar y tirar los pañuelos, conviene lavarse las manos con frecuencia, ya sea con jabón o con el gel hidroalcohólico.
  • Igualmente se aconseja limpiar y desinfectar con regularidad las superficies, sobre todo las que se tocan a menudo, como picaportes, interruptores, mandos, móviles, etc.
  • En caso de ser uno mismo quien está resfriado, lo ideal es permanecer en casa, minimizar el contacto con otras personas y mantenerse bien hidratado.

Hay que destacar la importancia de lavarse las manos para la prevención de los resfriados, sobre todo tras acciones como estornudar o sonarse la nariz. Es posible mantener la higiene de manos, tanto dentro como fuera del hogar, utilizando un gel hidroalcohólico como, por ejemplo, Dettol.

El desinfectante de manos Dettol elimina el 99,9% de las bacterias y virus* sin necesidad de agua o jabón, proporcionando una desinfección de manos fácil estés donde estés.

Consejos para prevenir los resfriados en niños

Aunque las medidas generales que acabamos de exponer aplican también para la prevención de los resfriados en los niños, además existen algunas recomendaciones específicas para mantener protegidos a los más pequeños de la casa. Estos son algunos de los consejos sobre cómo prevenir resfriados en niños:

  • Limpiar regularmente sus juguetes.
  • Ventilar al menos 10 minutos al día la casa, sobre todo las estancias en las que pasan más tiempo, como las zonas de juegos.
  • Evitar frecuentar lugares cerrados donde se concentre un considerable número de personas.
  • No exponerlos a cambios bruscos de temperatura.
  • Educarlos en el lavado de las manos y en el mantenimiento de la higiene, lo que incluye enseñarles medidas como cubrirse la boca al toser o estornudar.
  • Ofrecerles una alimentación equilibrada para fortalecer su sistema inmune.
  • Mantenerlos bien hidratados.

 

Fuentes:

* Recogido en las normas EN1276, EN1500 y EN14476

Experiencia Nuestra